Una casa de muñecas 2022

ESTRENO 20/9

Funciones MARTES 20 hs.


UNA CASA DE MUÑECAS

Texto: Henrik Ibsen
Adaptación: Lorena Ballestrero

NORA: Malena Figó
TORVALDO: Marcelo Mininno
CRISTINA LINDE: Yanina Gruden
KROGSTAD: Martín Urbaneja
DOCTOR RANK: Pablo Caramelo
ANA MARÍA (NANA): Karina Antonelli

Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño sonoro: Lorena Ballestrero y Ana Larrubia
Música original: Ana Larrubia
Voz en los temas musicales: Karina Antonelli
Grabación, mezcla y máster: Manuel Cano
Diseño coreográfico: Verónica Litvak
Asesoramiento en vestuario: Maite Corona
Diseño de escenografía: Lorena Ballestrero
Realización escenográfica: @lumah_realizaciones
Pintura de escenografía: Francisca Amigo Heras
Asistentes de pintura: Gal Vukusich, Emilia Tessi y Betina Pavetti
Diseño gráfico (piezas y escenografía): Laura Rovito
Fotografías: Grisel Filipini
Prensa: Caro Alfonso
Asistencia: Agustina Ferreyra, Meel Arcuri y Brian López
Producción ejecutiva: Mariela Rojzman

Dirección: Lorena Ballestrero

La adaptación del texto dramático fue escrita con el apoyo de la Beca de Creación 2021 del Fondo Nacional de las Artes otorgada a Lorena Ballestrero.
Este espectáculo fue producido con el apoyo de Mecenazgo – Impulso Cultural 2020, el Fondo Metropolitado de la Cultura, las Artes y las Ciencias y el Instituto Nacional del Teatro.

Esta obra cuenta con el Auspicio Institucional de la Real Embajada de Noruega en Argentina.

Lorena Ballestrero dedica su trabajo a la memoria de Leonor Bastiani, vecina de Villa Urquiza y del recuperado teatro 25 de Mayo, abuela y mujer libre.

Anuncio publicitario

«IDÉNTICOS» Teatro x la identidad 2022

 

Este espectáculo, cuyos textos fueron seleccionados en 2021 por Mauricio Kartún entre cientos de presentaciones, solamente había realizado una función en el Teatro Nacional Cervantes, y ahora será presentado los lunes 6, 13, 27 de junio y 4 de julio de 2022, a las 20 hs. en el teatro MULTITABARIS Comafi, Av. Corrientes 831, C.A.B.A.

Este es el inicio de un nuevo año de actividades, marcando el regreso de teatroxlaidentidad a los escenarios, retomando el contacto con el gran público que permita continuar la búsqueda de la identidad de nietas y nietos de las Abuelas de Plaza de Mayo, todavía ausentes.

¡Nos encontramos en el teatro!

Comisión de Dirección de teatroxlaidentidad

Raquel Albéniz – Mathias Carnaghi – Susana Cart – Amancay Espíndola – Cristina Fridman – Patricia Ianigro – Eugenia Levín – Julieta Rivera López – Luis Rivera López – Mónica Scandizzo – Mauro Simone – Andrea Villamayor.

IDÉNTICOS
teatroxlaidentidad 2022
Actrices y actores idénticos.
Con su texto.
Doce monólogos para ser dichos
Sin compañía. Idénticamente en soledad.
Un espacio, un instante, y la transformación del teatro.
El teatro puro. El teatro exacto.
El teatro idéntico a sí mismo.
Con el brillo de lo genuino; una actuación y su identidad.
Y la soledad del personaje.
Personajes que evocan quiénes fueron, quiénes son y quiénes serán.
Siempre iguales.
Siempre idénticos.

Coordinación dramatúrgica: Mauricio Kartún
Dirección general: Daniel Veronese

UN VERDADERO LECTOR
Autor: Pablo dos Reis
Actor: Gabo Correa
Director: Carlos Portaluppi

JARDÍN DE INVIERNO
Autora: Roxana Aramburú
Actor: Alejandro Mazza
Director: Javier Margulis

BIEN CLARITO
Autor: Fabián Saad
Actiz: Laura Silva
Director: Martín Salazar

ÁNGEL
Autor: Pablo dos Reis
Actriz: María Onetto

PASAME TU REPRESENTANTE
Autor: Patricio Abadi
Actriz: Victoria Carreras
Directora: Dora Milea

LOS FUERTES
Autor: Mariano Saba
Actor: Martín Salazar
Directora: Tatiana Santana
Diseño de vestuario: Ana Nieves Ventura (A.D.E.A)

TENIA UN GUSTO DISTINTO
Autora: Alejandra Toronchick
Actriz: Maiamar Abrodos
Director: Pablo D’Elía

SOPA CABELLO DE ANGEL
Autora: Lucila Rubinstein
Actriz: Stella Gallazzi
Directora: Lorena Ballestrero

MEMORIA ÍNTIMA
Autora: Celia Zavala
Actriz: Malena Figó
Director: Claudio Da Passano

HOMBRE ARAÑA
Autor: Mariano Monsalvo
Actor: Gonzalo Urtizberea
Director: Gonzalo Martínez

INSPECCION DIGITAL
Autor: Facundo Zilberberg
Actor: Pablo Seijo
Director: Lautaro Delgado Tymruk

EL SEÑOR YO
Autor y Director: Mariano Saba
Actor: Daniel Fanego

MÚSICO EN VIVO
Esteban Morgado

Todo nuestro ciclo está dedicado a Arturo Bonin.

Un río plateado – Hasta que vuelva

Escénicamente hablando, me cuesta mucho interesarme en otra cosa que no sea el teatro. No es mi intención criticar ni desmerecer otras experiencias.
Celebro las propuestas e invitaciones de mis colegas, pero se me hace cada vez más patente que ahora mismo no hay más que proyectos de teatro y que no encuentro otras experiencias artísticas tan vitales para mí.

Pensaba en cómo empezó todo y, aunque no sé si puedo explicarlo en orden, se me aparecieron muchísimos recuerdos. Y todos con el cuerpo ahí, presente.

Me acuerdo del aula del taller de teatro de mi escuela primaria: yo estaba en segundo grado, el taller era optativo y arranqué con el año empezado. Miraba el piso rojo y el telón -también rojo ladrillo- y trataba de encontrar el baúl del que mis compañeros y compañeras sacaban sus disfraces.

Me acuerdo un ejercicio en el que el telón estaba abierto, teníamos que ocupar todo el aula y nos habíamos puesto pañuelos en la cabeza. Supongo que sería el año 89.

Me acuerdo, también por ese entonces, cuando fui a ver a Vivitos y Coleando al Teatro La Plaza. Desde entonces admiré a Hugo Midón y sus obras. Y supongo que a partir de ahí fui imaginando, sin saberlo todavía, que sería su alumna.
Recuerdo cuánto disfrute la obra y también recuerdo los pasillos y las escaleras de la sala, tanto cuando llegamos para ver la función como a la salida de la obra: las personas por ahí, sus sonidos.

Me acuerdo que una vez tuvimos la clase de teatro en el patio techado de la escuela. Estábamos en cuarto o quinto grado y la gran Nora Moseinco era nuestra maestra. Hacíamos una fila y actúabamos como en un «sin fin». Nora tocaba la pandereta y el tiempo era infinito. Yo no quería que se acabara nunca.

Me acuerdo de la muestra de quinto o sexto grado en la que tuve que aprender una escena de memoria. Actuábamos junto a mi amiga Mariela como dos actrices de telenovela exagerada. Creo que una de las dos terminaba muerta. Cierro los ojos y escucho todavía la música que nos acompañaba en escena y las reacciones de quienes nos miraban cuando aparecía el arma mortal.

Me acuerdo de la muestra de séptimo grado. Habíamos armado un escenario con telón. Algunas escenas sucedían a telón abierto y otras a telón cerrado, en una especie de proscenio provisorio. Fue una de las primeras veces que disfruté tanto de aprender un texto dramático entero de memoria y ensayarlo con mis amigxs. Y de hablar en secreto con mi compañero de escena y lograr que lxs espectadorxs pudieran escuchar.

Me acuerdo de la primera vez que fui a Río Plateado y me entrevistó Hugo. Yo tenía 14 años. Después fuimos a recorrer la escuela y pasé por todos esos espacios que llevo para siempre conmigo. Me acuerdo del bar de Jorge, donde pasábamos tanto tiempo pensando en las escenas o coreografías que íbamos a actuar. Ahí mismo hablé con Hugo siendo su alumna por última vez. Me dijo algo así como que él confiaba en que yo iba a seguir en el teatro. A mis 19 años fue un enorme voto de confianza que atesoro para siempre.
Tengo miles de anécdotas de Río Plateado, llenas de personas (compañerxs, maestrxs, secretarias, personas que visitaban la escuela por primera vez, espectadorxs de las muestras también). Cuando la sala de las clases de coreografía o movimiento se transformaba en teatro para las muestras o cuando nos tocaba actuar en el Teatro Del Pueblo. Aquel Teatro Del Pueblo tan importante para nuestra historia teatral de Buenos Aires.

Me acuerdo de una fiesta de cumpleaños en la casa de mi amiga Flor H. Cumplía 14, creo. Era tarde y yo me quedaba a dormir. Le dije que sabía que iba a dedicarme al teatro. Me miró y me dijo: me doy cuenta. Nos quedamos dormidas, juntas, en la terraza de su casa.

Me acuerdo de ir, durante toda mi adolescencia, a ver obras de teatro. A veces con amigas y muchas veces sola. Algunas obras en los teatros oficiales (Decadencia, de Berkoff, dirigida por Szuchmacher, me impresionó. La vi sola en la Cunill, tenía 15 años y no me la olvido más).
Me acuerdo que buscaba las revistas (sí, no había internet, o yo no tenía compu cuando empezó todo) y decidía ir al Callejón de los Deseos, por ejemplo. Me acuerdo que en la calle, en esa zona del Abasto, había muy poca luz. Tuve la suerte inmensa de presenciar así grandes obras, de grandes creadorxs, que después formaron parte de la historia del teatro.
Muchas veces mi mamá y mi papá me dejaban ir pero sólo si me llevaban hasta la puerta de la sala. Yo vivía en Saavedra y los pocos colectivos que llegaban al barrio pasaban a no menos de 5 cuadras de mi casa.

Me acuerdo de los ensayos y de las funciones (en esa época guardaba todos los textos que estudiaba, los cuadernos de anotaciones y los programas de mano, que luego fui tirando en diferentes mudanzas porque no se puede guardar todo) y lo más importante (además del disfrute personal) siempre fueron las personas, las experiencias compartidas y el intercambio. Los sonidos, los olores y la emoción que me provocaban lxs otrxs.

Quizá por todo eso extraño el teatro. Quizá por todo eso voy a esperarlo hasta que vuelva.

Lorena Ballestrero, Julio de 2020